ESTEROS DEL IBERA - GENERALIDADES

Con una extensión de 1.400.000 hectáreas, los esteros del Iberá, son el segundo Humedal más grande de Sudamérica. Antiguos cauces, o lechos abandonados del Río Paraná formaron, con el paso del tiempo, esta independiente y compleja red de humedales compuestas por bañados, esteros, lagunas, embalsados y cursos de origen pluvial.

Los esteros de este sistema son un depósito de agua estancada con una profundidad que varía entre uno y tres metros cubierto por dos tipos de plantas acuáticas: las que surgen desde el fondo formando pajonales en los bordes costeros o las formaciones flotantes que tapan la superficie del agua como los camalotes y embalsados estos últimos, en algunos casos, toman un espesor considerable.

Los sistemas de embalsados se originan en los camalotes, en su entretejido se acumula tierra, traída por el viento y por el agua, la formación de la primera capa permite que crezcan sobre ella otras especies de plantas, incluso árboles, con el paso del tiempo se van superponiendo otras capas. Estas formaciones integran costas flotantes y sus desprendimientos originan las islas flotantes que se mueven guiadas por el viento y las corrientes.

Si bien en muchos casos, se consideran “suelos firmes”, es muy común la presencia de zonas más delgadas y por eso constituyen un lugar peligroso para caminar sobre ellas

Los Esteros mantienen estable su nivel por la capacidad de retener agua de lluvia gracias a la gran cantidad de vegetación del lugar. Según las mediciones, las precipitaciones pluviales, que anualmente oscilan entre 1200 y 1500 Mm., devuelven al sistema una cantidad de líquido equivalente a la que se evapora. Del agua recibida, un poco menos de la cuarta parte deriva hacia el río Paraná, a través del río Corriente, único desagüe superficial del sistema. El gobierno de la Provincia de Corrientes creó la Reserva Natural de Iberá el 15 de abril de 1983 por ley 3771. Hasta ese tiempo mucha lugareños vivían directa o indirectamente de la caza de animales como el yacaré, ciervo, lobo o carpinchos. Esta decisión de preservar el área hizo que los antiguos cazadores - llamados mariscadores - fueran incorporados como guardaparques actividad que se vio favorecida por el potencial turístico de la zona.

El Centro de Interpretación se encuentra al borde de la Laguna Iberá, sobre la Ruta 40, a pocos metros del puente que une este camino con Colonia Carlos Pellegrini.

El Centro cuenta con Salones de Exposición y Proyección y además, el visitante puede consultar información sobre la Reserva.

Muy cerca de allí se encuentra el sendero de interpretación de “los Monos” abiertos a través de los montes naturales para poder observar animales de esta especie además de empezar a disfrutar de la vegetación del lugar

Ubicación de la Reserva

Los casi 14.000 Km.2 de los Esteros, representan el 14,6 % del territorio provincial. Los límites de la Reserva Natural del Iberá son: Al Norte: la RN 12. Al Este la divisoria con los afluentes de los ríos Aguapey y Miriñay. Al Sur, la continuación de la divisoria del este, que separa el sistema de los afluentes de la margen derecha del Miriñay y al norte del Pay Ubre Al Oeste la divisoria con los esteros, arroyos y afluentes del Paraná y principalmente el Batel-Batelito.

El Iberá es una eficiente represa reguladora de agua, y este fenómeno provoca efectos en la zona como los bañados, Otro de los ambientes geográficos característicos de la región. Se forman durante en época de lluvias abundantes, por acumulación temporaria de las aguas que se escurren hacia los arroyos cubriendo las zonas más bajas. La altura máxima del nivel de agua que se recuerda se registró durante la inundación que agobió la provincia en 1998, el 25 de abril de ese año, el indicador de nivel, situado el viejo muelle, señaló un pico de 2,68 m. y se convirtió en el registro más alto que se recuerda provocando que el terreno cercano del camping municipal desapareciera bajo las aguas.

Flora

Tres provincias botánicas componen el sistema: El espinal, desde el sur; el Chaco Oriental por el oeste; la provincia Paranaense por el norte.

A esta diversidad se debe la riqueza de la vegetación del lugar donde se destacan las plantas acuáticas como aguapés (camalotes en guaraní), juncales y embalsados; sobre la superficie, de las aguas, se pueden ver: irupés (plato del agua) o nenúfares, lentejas, repollitos, lirios y jacintos de agua y helechos pequeños.

Sobre los embalsados se distinguen pajonales, achiras, yuyales y pequeños árboles de suelos húmedos como los sarandíes, laureles, y el pehuajó o totora grande; palmares de yatay o palma colorada, selvas en galerías e isletas de bosques hidrófilo (que tiene la posibilidad de absorber y exhalar humedad).

Entre las distintas especies de árboles se encuentran el lapacho negro, higuerón, urunday, viraró, timbó, laurel negro, quebracho blanco, guabiyú, ombúes, jacarandas y lapachos, ceibos y sauces, curupíes y timbó, guayabí y urunday, espinillos. Entre las palmeras son comunes las yatay, lindó y caranday.

Fauna

En los esteros conviven dos clases de Yacaré, el negro de hocico angosto y el ñato u overo de hocico ancho, este tuvo mayor depredación ya que su piel muy valiosa.

Entre otras especies, abundan el lobito de río, monumento natural provincial, El carpincho, que es el roedor de mayor tamaño, el ciervo de los pantanos, un cérvido nadador; el lobo de crin o aguará guazú; las corzuelas roja y parda; monos carayás o aulladores.

También especies de menor tamaño como zorros grises chicos; gato de los pajonales y monteses; zorrinos; armadillo negro o tatú, peludos, mulitas, hurones, comadrejas, liebres, vizcachas; cuis, ratones de campo, tucu-tucu y lagarto overo; lagartijas, tortugas. Entre los reptiles: la boa del agua o curiyú, que mata a sus presas con su fuerza prensil, la boa de las vizcacheras, ñacaniñá, boa constrictora. Y las venenosas víboras de coral, cascabel, yarará. También animales anfibios, entre ellos, los hilidos y el gran sapo buey o cururú.

Se cuentan mas de 300 variedades las aves: como capuchinos, garzas de todo tipo, pechito amarillo y colorado, jilgueros, cardenales y otras coloridas especies de pájaros. También se hallan peces como tarariras, anguilas, palometas o pirañas, bogas, sábalos, bagres, dientudos, etc.

by TemplatesForYou-TFY
SoSuechtig