LEYENDA DEL AVE "BRACITA"

Cuenta la leyenda que en un rancho se realizaba un baile, donde corría la Grapa, el Agua Ardiente y la Caña. Esta fiesta se hacía con frecuencia; allí se perdían las almas de los gauchos e indios pecadores y malvados. Dios y San Pedro, que iban juntos, se detuvieron en el monte e hicieron fuego para pasar la noche; al oír la música y las risas fueron a enterarse de lo que pasaba y dejaron la fogata para que les sirviera de guía para poder regresar en medio de la oscura noche. El diablo, colérico porque Dios rescataría esas almas que el venia buscar, vestido de paisano, le pegó un ponchazo al fogón para poder apagarlo, miles de chispas se elvaron y salieron desparadas hacia todos lados, perdiendo lentamente su calor y apagandose de inmediato
Pero una de las brasas quedó prendida en la rama de un lapacho para indicar el rumbo a Dios y su acompañante.
Esa brasa dio origen a un maravillo ave de esplendido color rojo que siempre está indicando la presencia de Dios. El Brasita de Fuego

by TemplatesForYou-TFY
SoSuechtig