LEYENDA DEL COENDÚ

   Coendú era el: hijo de un cacique cainguá. De niño era bueno, pero de pronto su carácter se tornó irascible y malvado. La hechicera sentenció que" una araña le había picado en el costado izquierdo envenenándole el corazón".
    Entretanto las crueldades del niño superaban todos los límites de la tolerancia. Miriñay, el consejero, previno que el Dios de la selva no dejaría impune tantas víctimas inocentes y que se vengaría en la gente de su tribu. Quería, pues, convencerlo de las consecuencias de su maldad. Pero mientras se acercaba, Coendú, temiendo ser atacado, le disparó sus flechas envenenadas y lo hirió de muerte. Sorprendido de su propia acción, vaciló un instante, luego echó a correr perdiéndose en la espesura.
    Las sombras de la noche lo sorprendieron fugitivo. Sudoroso y fatigado se acurrucó contra un árbol, mientras un sentimiento extraño se iba apoderando de su ser. Y por primera vez su cuerpo tembló de arrepentimiento, pensando en todas las inocentes víctimas de sus flechas envenenadas. "Las primeras luces del alba lo sorprendieron en la misma posición, encogido, agarrotado de terror".
    Quiso separarse del árbol pero no pudo; una alfombra de zarzas se había adherido a sus carnes. Recordó las palabras de Miriñay y comprendió que era el castigo del Dios de la selva. De pronto, sus pies se convirtieron en patas pequeñísimas y sus manos en alas toscas y cortas. Su cuerpo encogido se llenó de espinas.Cuando apareció el Sol, Coendú, arrastrando su manto verdoso, fue a internarse en lo más oscuro de la maraña.
Una fuerza misteriosa lo empujaba a la penitencia...Y aun hoy, después de tantos años, apartado siempre de los otros habitantes de la selva, el coendú, arrepentido de sus maldades, permanece largas horas del  día de espaldas a la luz del Sol, sentado "sobre sus patas traseras y con la cara entre manos, haciendo penitencia". . ..

by TemplatesForYou-TFY
SoSuechtig