TRAS LA HISTORIA DE LOS VENCIDOS : “LA POLACA”

Autores: Roxana Natalia Vigliecca Mango Institución: Instituto de Formación Docente Profesor Agustín Gomez Provincia: Corrientes, Paso de los Libres Introducción: El seminario nos propone trabajar, a las alumnas del los Instituto de Formación Docente, con la problemática de la historia reciente a partir de tres ejes determinados. Este desafío nos lleva a reflexionar sobre el papel que jugó nuestra sociedad, mas específicamente la ciudad de Paso de los Libres, en los años que anteceden y durante la dictadura militar más terrible que le tocó vivir a la República Argentina. Bajo esta premisa, se propone este trabajo investigar los hechos transcurridos en una chacra, ubicada en Quinta Sección Palmar, popularmente conocida como La Polaca, en la cual se cree funcionó un Centro Clandestino de Detención, donde estuvieron involucradas distintas fuerzas y civiles de la ciudad de Paso de los Libres, que en esos años, se desempeñaban como informantes de los servicios de inteligencia en el área de frontera. Como el proceso de investigación judicial es contemporáneo a este trabajo seguramente quedarán algunas cuestiones sin resolver pero, los testimonios, las publicaciones periodísticas, el actual estado de la causa y el manuscrito existente nos permiten trabajar en esta monografía que trata aportar datos a la historia nacional . Paso de los Libres: El departamento esta localizado al sureste de la provincia de Corrientes, en la denominada región de nordeste de la República Argentina. La ciudad de Paso de los Libres se sitúa a la vera del “Río de los Pájaros”, frente a la brasileña ciudad de Uruguayana. Fue fundada el 12 de Septiembre de 1843 por Joaquín Madariaga quien había sido proclamado gobernador de la Provincia luego de derrocar a las fuerzas Rosistas. Los hermanos Madariaga, junto a 108 hombres habían cruzado el río Uruguay desde Brasil los días 30 y 31 de marzo de 1843, en el lugar donde hoy se emplaza la ciudad con el objetivo de reagruparse y juntar fuerzas contra el poder de Rosas. En homenaje a ese hecho se funda y da el nombre a Paso de los Libres. Siempre estuvo presente en la historia nacional, años mas tarde fue escenario de la cruenta Batalla de Yatay contra el Paraguay, durante la Guerra de la Triple Alianza, el 17 de agosto de 1888. Paso de los Libres y la dictadura militar Paso de los Libres contaba con una gran importancia estratégica para la dictadura Argentina y para las dictaduras del Cono Sur, en la cantidad de fuerzas de seguridad podemos darnos cuenta. Muchos de sus pobladores la titulan como una ciudad montada de “Buchones”. A pesar de los escasos 25 mil habitantes con que contaba la ciudad en ese momento contaba con: Aeronáutica, Ejercito; con el batallón y el Regimiento de Infantería, Gendarmería, Prefectura, Policía Federal, Policía de la Provincia y destacamento de Inteligencia 123, sin contar que cada uno tenia sus respectivos equipos de inteligencia. A partir de marzo del 76 cuando se inicia el proceso de reorganización Nacional se profundiza el reequipamiento de material y personal de todos los destacamentos de inteligencia pertenecientes al ejercito al igual que los dependientes de otras fuerzas. Por entonces el Ejercito contaba con cerca de 100 mil efectivos en razón del Servicio Militar Obligatorio que reclutaba cerca de 70 mil soldados al año. La principal organización guerrillera “MONTONEROS” que actuaba en la clandestinidad luego de ser hechos de Plaza de Mayo en 1973 cuando el General Perón los trata de “estúpidos, imberbes” contaba con ramificaciones internas; Ejercito Revolucionario del Pueblo (ERP) y externas, como los Tupamaros de Uruguay y de otros actuantes en Brasil y Bolivia. Estaba conformada por células independientes, conectadas entre si por pocas personas y con un sensible poderío de determinados estratos sociales como ser el estudiantil, gremial, laboral. El gobierno militar inicio la llamada “Guerra Sucia” contra todos los que considero opositores. Si bien no se crearon nuevos departamentos eran 25, se constituyeron grupos adelantados con instalaciones y equipamiento, como ser en Corrientes Capital. Se amplio la red de agentes civiles de calle, particularmente en los núcleos poblados mas importantes, para poder controlar la actividad desde todos los factores de acción: educacional, gremial, económico, político, religioso, subversivo y externo. Además estaba la contrainteligencia, encargada de detectar a quienes siendo de la propia fuerza podían tener influencia negativa. Hacia mediados de 1978 se recibe la orden del Batallón 601 con sede en Capital Federal de organizar el sistema de MARCADORES para detectar el ingreso al país de efectivos montoneros provenientes del Brasil. Los guerrilleros que delataban así a sus camaradas de armas e ideales lo hacían a cambio de salvar sus propias vidas y tenían alto rango en la organización. Por lo general eran personas totalmente entregadas que habían roto el silencio de sus secretos tras haber sido sometidos a diferentes torturas en campos clandestinos de Buenos Aires como El Olimpo y otros. El convenio con la Fuerza de Tareas era de palabra, no existiendo compromiso formal escrito que obligue efectivamente a las partes a cumplir con lo pactado. Cabe señalar que los mecanismos de jerarquía en el ámbito de inteligencia, no eran absolutamente verticales debido a que dependían del objetivo de la orden: en lo que hace a lo logístico el Destacamento respondía a la Tercera Brigada de Infantería con asiento en Curuzú Cuatiá y ambos, del Comando en jefe del Ejercito de Buenos Aires. Operativamente las ordenes podían emanar del Batallón de Inteligencia 601 de buenos Aires, II Cuerpo (Rosario) o Jefatura II Inteligencia (Comando en Jefe), que ejercía control sobre personal y documentación y de la cual provenían fondos públicos, reservados o secretos para su funcionamiento. Esta estructura posibilito que no exista la obligación vertical de informar sobre todo lo acontecido, quedando a criterio del jefe hacerlo o no. Mas se acentuaba el retaceo de la información ante los pedidos de otros organismos de inteligencia, tal el caso de la Secretaria de informaciones del estado (SIDE), que estaba al mando de la Policía Federal, Gendarmería y Policías Provinciales. A cargo de los marcadores locales el Batallón 601 pone a un ex suboficial de la Policía Federal, contratado como empleado civil, con oscuros antecedentes pues se lo consideraba un torturador y se lo caratulaba como asesino, este era el “TURCO JULIAN”. Por aquellos años, el Batallón 601 y hasta los destacamentos, proveían al personal documentación falsa requisada a Montoneros, al ERP y hasta de organismos estatales; consistentes en DNI, pasaportes, sellos de todo tipo, etc. según los relatos de Waer “se alquila así una cada en Adolfo Montaña al 1709 y se instala con dos marcadores poniéndose a la orden del jefe de destacamento para iniciar la tarea. Por convenir con Gendarmería local y Aduana se habilitaba en la Aduana una oficina cuyos vidrios estaban pintados lo cual impedía ver hacia el interior. A través de pequeños agujeritos los Marcadores espiaban el movimiento de ingreso y egreso de personas y muy especialmente de los nocturnos cuando venían los micros de turismo de la empresa Pluma proveniente de las grandes ciudades del Brasil. Cuando se detectaba un guerrillero, el Marcador avisaba a su custodio éste salía, y con el mejor cuidado avisaba a gendarmería y volvía a la oficina, luego lo derivaban al edificio de la guardia donde lo detenían. Por radio se comunicaba la novedad al Destacamento de Inteligencia que posteriormente venia a buscar al “Montonero” (personal militar de civil) y lo llevaban a dependencias en Gendarmería (Local 13) para interrogarlo.”1 Con el tiempo este sistema sufrió modificaciones: que personal civil local apoyaban al “Turco” en la Aduana y la necesidad de enviar a los detenidos a un lugar mas reservado y alejado de la Gendarmería. El jefe de Gendarmerías consigue así con el señor Montecuco, una chacra para ser usada con esta finalidad: “LA POLACA”. Que en ese tiempo pertenecía al señor Arturo Bonpland. Organizándose así el nuevo operativo con un guardia permanente de 24 horas integrada por un personal militar y un civil, que a las 8 de cada mañana se relevaban y estaban viaticados para la compra de comida, etc. Eran 20 los soldados que estaban afectados a hacer guardias y otros servicios, por lo cual veían y escuchaban todo lo que sucedía, y no se sabia con seguridad sus índices do total confiabilidad ni la disciplina del secreto, lo cual llevo a que mucha gente supo luego de la existencia de la chacra y sus actividades, aunque con la incerteza de haber ocurrido o no todos tipo de hechos. “Los campos fueron el dispositivo represor del Estado, la maquina succionadora, desaparecedora y asesina que una vez creada cobro vida propia y nadie la pudo controlar. Informes de la CONADEP han dado a conocer la existencia de registros sobre Campo de Mayo, La Perla, Escuela de Mecánica, El Atlético, El Olimpo, El Blanco,”2 pero en ningún lado esta escrito que en la Provincia de Corrientes, precisamente en la ciudad de Paso de los libres funciono un campo de detención clandestina llamado “LA POLACA” por el cual se estima que 300 personas pasaron por allí, o fue ese su destino final. En esta casa del terror mantenían secuestrados a militantes argentinos y hay sospechas que también brasileros; que previo a ser llevados allí, las fuerzas conjuntas y con la complicidad de “marcadores” (militantes quebrados por la tortura) eran señalados en el paso fronterizo Uruguayana-Libres. 1 Manuscrito Carlos Waer 2 Calveiro Pilar. Poder y desaparición. los campos de concentración Argentina. La chacra disponía de una amplia casa con cuatro habitaciones y un sótano. Al costado había otra construcción tipo galpón que se usaba como cocina y lugar de descanso de la guardia. En el lado izquierdo de la casa había una huerta que era trabajada por personal militar. El lugar estaba rodeado de cítricos, grandes árboles y un monte tupido de eucaliptos y cañaverales hacia el sur. Desde el portón de entrada se observan casi 500 metros de camino de acceso. A fin de ocultar la identidad de los captores, el detenido era conducido a la chacra donde a mitad de camino se los obligaba a vendar los ojos y ser esposados. Por el camino se encontraban con otro vehículo de inteligencia que los conducía a LA POLACA. Todos los movimientos se realizaban con previas comunicaciones radiales en clave. Como los detenidos superaban la capacidad de la chacra, eran buscados a altas horas de la noche por personal militar y llevados con rumbo desconocido. Según los militares eran llevados a la brigada en Curuzú Cuatiá y de allí derivados a campos en Buenos Aires. Lo llamativo e intrigante era que algunos eran conducidos tal como estaban; sucios, vendados, semidesnudos, mientras que a otros había que higienizarlos, incluso bañarlos y arreglarlos de tal forma que no tengan aspectos de prisioneros. Se puede llegar a la conclusión de que algunos secuestrados eran eliminados en un lugar muy cercano por el tiempo que tardaban en regresar. “En una oportunidad, un detenido logro escapar corriendo hacia el eucaliptal. Alertado por los gritos, el guardia corrió tras él y efectuándole varios disparos, éste lo mato. Del mismo hecho hay otra versión, la cual dice que el prisionero tomo un arma y dispara él primero al capitán y luego éste lo mato. Siendo esta ultima la versión que se aproxima mas a la verdad ya que Carril durante varios meses anduvo rengo, con una pierna vendada, justificando que había sufrido un golpe muy fuerte.”3 Si bien no hay pruebas pero el cuerpo estaría enterrado en algún lugar cercano. Entre las personas torturadas existe la versión de que la monja Alice Dumont y otra, hoy desaparecidas, estuvieron allí y luego fueron derivadas a Buenos Aires. Se llego a tener prisioneros encapuchados, encadenados, a una cama, sin colchón y con los flejes en contacto con el cuerpo desnudo. Nunca se los daba de comer, apenas agua y se los acompañaba al baño. 3 Manuscrito Carlos Waer En algunas de las habitaciones en ambiente se hacia irrespirable, era imposible de permanecer mucho tiempo por el olor a nauseabundo. El interrogatorio, por lo general, se hacia de noche, raras veces de día, y cuando pasaba así, se escuchaba música muy fuerte. Un oficial y un suboficial, siempre de civil y armados, ingresaban a la habitación con un pequeño grabador y allí empezaban las indagaciones y las torturas. Se torturaba al detenido, sobre todo con el “Teléfono de Campaña” usado en el Ejercito. Al llamar se produce una descarga eléctrica que acciona a la campanilla del otro aparato. Funciona con dos pilas de gran tamaño que producen de 50 a 70 voltios, o sea una descarga que no es mortal pero puede provocar quemaduras. Uno de los cables se conectaban al fleje de acero de la cama y con el otro se aplicaba sobre el cuerpo como picana eléctrica. También usaban cigarrillos para efectuar quemaduras y agujas tipo hipodérmicas para pinchar. Hubo mujeres que soportaron todo tipo de agresión sexual por parte de los interrogadores. Las sesiones solían durar mucho tiempo, hasta mas de dos horas, durante las cuales obtenían confesiones grabadas, bajo la promesa de una supuesta libertad. No participaba el personal de guardia, éste solo se limitaba a la custodia del lugar, u las grabaciones eran luego, mandadas y procesadas al destacamento por el personal del Factor Subversivo. En cuanto a toda la documentación remitida, elaborada o secuestrada en allanamientos clandestinos, inicialmente era microfilmada y se enviaba al Batallón 601 de Inteligencia. Posteriormente se instalo un sistema de computación con conexión directa al Batallón 601, allí se volcaron todos los antecedentes de toda la documentación mas importante. Cuando el General Cristino Nicolaides ordena la destrucción de toda la documentación comprometedora para la Fuerza, mucha fue guardada en el local 13 de Gendarmería. Se ignora sobre el destino final de la misma, aunque buena parte se la llevaron los oficiales. Como la inteligencia interna no estaba prohibida, había antecedentes de todo tipo de las juridicciones que abarcaba los departamentos de Monte Caseros, Sauce, Mercedes, Curuzú Cuatiá, Paso de los Libres, Alvear, San Martín y Santo Tome. En Posadas estaba el destacamento 125 que cubría toda la provincia de Misiones, y en la provincia de Corrientes una sección adelantada. El despliegue de los agentes alcanzaba toda la provincia, existiendo en mayor número en Corrientes Capital; 6 (seis), Paso de los libres, Monte Caseros, Goya, Santo Tome; 2 (dos) en cada una, Curuzú Cuatiá y Mercedes; 1 (uno) en cada una. Muchas personas por temor a perder la vida, el trabajo, el cargo publico o por simplemente ser molestados, se convirtieron en “delatadores”. Por lo general iban al destacamento en las horas de la noche para no ser vistos. No utilizaban el teléfono porque sabían que el sistema de operadores daba lugar a que puedan escucharlo, se puede nombrar a “Agustín Gómez (fallecido), José Celinsky (fallecido), Oscar Beldran, Pedro Vischi, Enrique Dutack (padre) Daniel Etch, Oscar Barrientos (hotel Uruguay), Aldo Devoto, Coco Aguirre, Manuel Ramírez (los dos últimos fueron empleados de inteligencia pero con el tiempo renunciaron) Doctor Paccini, Doctor Canario, Reynaldo Carnevale (fallecido) Oscar Acebal (contador publico nacional).”4 A las personas que tenían ideología de izquierda, antecedentes y relación con la guerrilla se la calificaba numéricamente del 1 al 5, el 1 indicaba poca relación o simpatía con la izquierda o el comunismo, el 5 era calificado como BP ( Blanco Permanente) que casi siempre eran docentes, políticos, gremiales, profesionales, etc. En los ambientales se hacia figurar las capacidades y debilidades, defectos y virtudes de los informantes. Esta información junto a la que se le iba agregando se la valorizaba con letras A y B. la A estaba definida como una “Buena Fuente” y “Comprobada”, en tanto que la B era mas dudosa. A la letra se le adicionaba un numero, del 1 al 3 que reflejaban la confiabilidad de la fuente de información. Siendo entonces A1 la mas autentica y B3 la mas vacilante. Fueron calificados con valor 4 o BP 5 entre otros, “Carlos Sal y señora, Ángel Colombo y señora, Marina Pannunzio, Carmen Estenaga, Doctor Ercilio Rebes (fallecido), Negro Dechat, Veterinario Acosta, Juan Jose Olegi, Mario Chiapa, Carlos Losaría, Noe Coto, Kozoris (imprenta) Atilio Devoto (fallecido), Hernandez Martinelli (fotografo uruguayo que trabajaba en inteligencia y estaba caratulado como agente uruguayo), su mujer, Antonio Bojorque, Roberto Stabik, Doctor Osmar Cabrera porque su padre era de inteligencia), Norma Baez, Carlos Perego (imprenta, locutor) Javier Ramirez (dueño de una FM) Doctor Nestor Alisio y Señora, Doctor Vigay (padre e hijo), Gabriel Link, Benigno Kloster, Ribotta, Margarita Caceres, Sergio Lopez, Nora Martinelli, Angel Pardo, Mario Rotundo, Doctora Daus, Fabian Leguiza, Fanny Colunga, Eugenio Colunga y señora (ambos fotógrafos), Pelazzo, Salinas (fallecido) Leticia Lallana de Aguirre.”5 4 Manuscrito Waer 5 Manuscrito Carlos Waer También hubo un grupo de personas que siempre estuvo calificado como “los de Confianza” y de total derecha coincidente con el pensamiento militar, que estaban relacionados con la iglesia (movimiento Opus Dei; contrario al Progresismo o Tercermundismo librado en la epoca por el obispo de Goya Monseñor Devoto). Entre otros pueden citarse a “Doctor Mario Lucero, Juan Jose Rojas, Señor Reguero, Señor Cabrini, Padres; Ortiz Garcia, Moleda, Fernandez, Monseñor Delgado Evers.” Todos fueron informantes que engrosaron los antecedentes de izquierda. Muchos otros ocupaban cargos públicos durante el PRN o después, respondiendo a las ideas derechistas, tal es el caso del Doctor Bernardo Canario, Arturo Freiche, Edgar Nicolas, Doctor Caceres, Felipe Glomba, Arquitecto Rossini, Doctor Vargas, Doctor Rivas, Lalo Nicolas, Doctor Legarreta, Doctor Dujourt, Escribano Laviosa, Doctor Ruiz. Con el tiempo, LA POLACA fue desmontada y devuelta sin dejar rastros de la actividad realizada. No obstante se cometieron algunos errores teniendo que ver con la actividad realizada. Hubo soldados que eran llevados durante el día para trabajar en la huerta existente, incluso llevaban la verdura al destacamento que generalmente era repartida entre parte del personal. Las comunicaciones radiales mediante los “Handies” eran fácilmente detectables por scaneo y escuchadas por otro organismo o particulares, captándose cualquier infidencia o desliz que podía producirse. Como código personal cada uno tenia “alias” que incluso sabían los soldados que solían verlos. En oportunidades algunos militares, incluso jefes, no tenían precaución y “blanqueaban” abiertamente al personal. Hubo jefes que han consumado gravísimos errores de Inteligencia, tal como hacer reuniones nocturnas con todos los agentes del lugar, entre quienes estaban: Villalba, los hermanos Espinoza, Waer, Aldave, Bonpland y otros. “La Polaca” después de 25 años En Paso de los Libres la polémica de LA POLACA salio a la luz cuando el ex agente del servicio de inteligencia Carlos Waer revelo públicamente el funcionamiento de dicha estancia en una entrevista periodística, contando que fue él uno de sus principales guardias. Entre tantas cosas que contó dijo: “a mi no me consta, pero de la manera en que eran torturados no me extraña que alguno haya muerto”6, reconociendo que había prestado servicios y que cada vez que él se hacia cargo de la guardia había un detenido menos. 6 Entrevista realizada por Villanueva a Carlos Waer Ante esta bomba que estalló el Juez Federal Juan Ángel Oliva, quien tiene un hermano y su cuñada desaparecidos, procesó y ordenó la detención de cinco militares retirados implicados en la denuncia sobre secuestros, torturas y desapariciones en el centro clandestino de detención LA POLACA. “La imputación, del magistrado que fue ratificado por la Cámara Federal de Corrientes, es por “Asociación ilícita y privación ilegal de libertad agravada”. Los militantes con pedidos de capturas son: los ex Coroneles Francisco Javier Molina, Antonio Herminio Simón y Jorge Félix Riú, el Teniente Héctor Mario Filippo y el Sargento Ricardo Fernández. Los tres primeros eran los jefes de la asociación ilícita y los dos restantes; miembros. La causa que lleva adelante Oliva investiga la desaparición de tres militantes Montoneros en el paso internacional durante junio de 1980: Lorenzo David Viñas, el sacerdote tercermundista Jorge Azur, y Carlos Marcón.”7 Aunque Waer se negó a declarar ante la justicia, el hallazgo de un informe escrito de puño y letra por el propio ex agente de inteligencia que fue peritazo por expertos calígrafos de la Corte Suprema, dio credibilidad a sus revelaciones. Waer se lo había vendido a un estudiante porteño de Antropología Alejandro Grimson para su tesis, en la cual comprometió a una cantidad de gente. Hasta el día de hoy la causa esta caratulada como “Ministerio Publico Fiscal S/ investigaciones preliminares delitos de lesa humanidad” expediente del Juzgado Federal Nº 1-182239. El fiscal federal de la localidad Benito Pont admitió que hay presentaciones y una investigación en marcha pero se negó a dar mas información al respecto ya que la causa se encuentra bajo secreto de sumario. A partir de estas actuaciones la fiscalía habría pedido la detención a efectos de prestar declaración indagatoria al ex oficial del SIDE Carlos Waer, quien en declaraciones a la prensa se manifestó arrepentido e hiciera declaraciones a los medios, y refiera su participación en hechos de tortura en LA POLACA. También se pidieron declaraciones testimoniales del periodista que le realizo la nota Villanueva Ignacio; quien dice: “Waer no es un arrepentido, sino que se decidió a hablar porque atraviesa una mala situación personal y no ha tenido suerte en su vida, pero no se arrepiente de nada”, familiares de desaparecidos y de ex detenidos durante la dictadura, tanto en la localidad como en la zona de Curuzú Cuatiá y Mercedes. 7 Pagina 12. 13 de octubre de 2005. Por los secuestros de La Polaca Asimismo se habría solicitado la intervención del Equipo Argentino de Antropología Forense para realizar excavaciones y buscar cadáveres, que supuestamente están enterrados debajo del cañaveral existente en la chacra y en la Isla Pacú ubicada en el Río Uruguay frente a la localidad. Estos estuvieron en la ciudad de Paso de los libres en el 2005, constituyéndose el equipo en la Municipalidad con el ex intendente Rubén Verón y participaron de la inauguración de la muestra de fotos que resume todo el trabajo del Equipo de Antropología Forense Argentino en diversos países. Waer se inicio como informante del Ejército en 1978, mientras era preceptor de la Escuela Normal de Paso de los Libres, desde donde aportaba datos al Destacamento de Inteligencia militar sobre las actividades políticas de los alumnos. Con la vuelta de la democracia supo reciclarse como periodista y aparecía con barba tupida y lentes de marco grueso, el mismo que lleva hoy en día, al frente del programa Agenda Visión hablando de temas como el carnaval. Hasta el momento solo ha aparecido un sobreviviente que dice que estuvo en LA POLACA. Se trata de Luis Rolón que en ese entonces era un chico con muy buena mano para dibujar, que su vida había transcurrido en el campo, en un paraje ubicado a 30 kilómetros de la ciudad correntina de Bella Vista. Luis siempre tuvo un don natural para el dibujo, pero esa virtud se convirtió en su karma. En marzo de 1978 fue convocado al Servicio Militar obligatorio para alistarse como soldado conscripto en la Compañía de Ingenieros 3 de Monte Caseros. Luego de finalizar el periodo de “orden cerrado” de tres meses y del juramento a la bandera, Rolón y sus compañeros comenzaron a ser instruidos para combatir la guerrilla. El entrenamiento era intensivo y cada semana tenían que reunir un examen para evaluar los conocimientos que iban adquiriendo. Les enseñaban el manejo de las armas, la forma de tomar posiciones, el reconociendo del terreno sobre el cual se tenían que mover, y como parte de las practicas tuvieron que realizar tareas de espionaje sobre un objetivo y después en uno de los exámenes semanales les ordenaron que realicen un croquis del lugar elegido. Como él no conocí otro lugar se puso a dibujar un croquis de la compañía donde estaba. Uno de sus jefes se le acerco cuando estaba dibujando y le pregunto que era lo que estaba haciendo, contestando Rolón que ese era el lugar donde estaba viviendo, esa fue su ruina, ese fue su peor error. En ese mismo momento el jefe de instrucción Sargento Cresceri cambio el tono de voz y allí comenzó el interrogatorio, preguntándole para que grupo de guerrillero estaba haciendo el croquis, a que grupo armado pertenecía, que regimiento pensaban atacar. En ese mismo momento Cresceri lo llevo a la guardia y comenzó su tortura. La primera medida fue ponerlo preso e incomunicado en el sector de calabozos de la Compañía de Ingenieros 3. Eso ocurrió al medio día y esa misma noche llegaron al lugar personas vestidas de civil y lo llevaron al Servicio de Mayoría, que es un lugar donde están todos los jefes y ahí lo empezaron a “moler a palos”. En todo momento le preguntaban a que grupo guerrillero pertenecía, cuando pensaba atacar el regimiento, y cual era el nombre de sus supuestos compañeros. Fue en vano que repitiera una y otra ves que solo estaba realizando el ejercicio militar que le habían pedido, ya que a cambio recibía, patadas, trompadas, puntazos, codazos, terminando de salir del lugar con un ojo hinchado y con la boca rota. Esa noche lo devolvieron al calabozo, donde siguió incomunicado. Al día siguiente lo vistieron de civil, lo sacaron de la celda y lo subieron a un auto falcon verde manejado por civiles. Alejado un poco del lugar le pusieron una capucha en la cabeza saliendo de esta manera de la ciudad. Para Rolon fue claro que habían salido de la ciudad porque según el, no se escuchaban ruidos de autos que pasaban cerca, era evidente que iban a campo abierto y pasaron por muchos tramos por caminos de tierra. En ese momento recibe por primera ves electricidad sobre el cuerpo, lo bajaron del auto, le pusieron al costado de la ruta, le colocaron cables en los dedos y le daban corriente utilizando la batería del auto. Lo golpeaban, le decían que no gritara y aceleraban el vehículo para que pasara mas energía. Mas o menos 1 hora y media mas tarde llegaron a un lugar donde lo hicieron bajar, lo metieron en una casa, en una especie de galería cerrada donde estaba el solo. Lo estaquearon en el piso, le ataron los pies y las manos abiertas, lo pusieron de espaldas al suelo pero siempre con la capucha puesta. Rolon escuchaba los ruidos propios de una casa y por la ventilación se dio cuenta de que estaba en una habitación grande, mas fría que los otros ambientes por los que había pasado al ingresar a la vivienda, hasta el momento desconocida para el. Era el mes de agosto y hacia mucho frío, la única guié que tenia para medir el paso del tiempo era el canto de los pajaritos que anunciaba el amanecer de cada nuevo día. El calvario duro 16 días según pudo determinar después. Siempre estuvo estaqueado, vendado y solo le daban agua, sin recibir en todo ese tiempo alimento sólido. La picana eléctrica era la única medicina, una, dos, tres y hasta cuatro veces al día, y cuando no, le pegaban, le pateaban y le pisaban encima. En los peores momentos le alzaban a una cama, lo ataban y le pasaban corriente a la cama. El pedía la muerte; eso era mejor. Para hacer sus necesidades le soltaban solo las manos, se tenia que arreglar para hacer en un tarrito sin ensuciarse todo. El interrogatorio siempre apuntaba hacia lo mismo. Rolón les pedía que averiguaran sus antecedentes, que vayan a la policía de Bella Vista y que comprobaran que el solo era un campesino, que nunca había tenido una participación política. Ignorando si le escucharon o no, lo llevaron a su pueblo natal, en el baúl del mismo falcon verde, del cual recuerda que había que hacer un esfuerzo enorme para economizar el oxigeno sino se ahogaba. Lo dejaron en una celda de la comisaría y al otro día lo llevaron a otro lugar de detención. El cree que estuvieron averiguando sus antecedentes, pero no fueron a ver a su familia. En el viaje de regreso lo sometieron a simulacros de fusilamiento y amenazaban con arrojarlo al vacío desde un barranco. Después de 16 días de tortura, como no encontraron nada que lo vinculara con la guerrilla lo sacaron de prisión clandestina, lo llevaron nuevamente a la Compañía de Ingenieros 3 y ahí seguí preso un año y medio. Cuando lo dejaron no podía mantenerse en pie, el haber estado estaqueado y sin comer lo había dejado muy mal. Aunque no había pruebas en su contra, igual fue llevado a un juicio militar en la ciudad de Córdoba. Allí obtuvo la absolución y recién pudo recuperar la libertad en 1980. Mientras estuvo detenido, solo pude ver una ves parte del interior y la silueta externa de LA POLACA. En sus muñecas conserva las cicatrices de las esposas. Antes de salir de allí lo sentaron en una cocina, que estaba al lado del lugar donde lo tuvieron, le sacaron la capucha y lo sentaron de cara contra la pared con la orden de no sacar la vista de la pared y del suelo.Lo sacaron con la condición de que solo mirara el piso y hacia delante. Cuando subió al coche, el camino tenia varias curvas y eso le permitió observar la fachada de la estancia en la que había estado. Lo único que no sabia era como se llamaba el lugar y en que zona estaba. Rolon iba solo en el asiento trasero con dos armas al lado. Cuando llego al regimiento de Monte Caseros le tomo declaración el teniente coronel de apellido Blanco, preguntándole: ¿Y en Paso de los Libres cómo te trataron? Es de esa manera que tuvo el primer dato cierto sobre la detención.. Hoy en día dice Rolón que sigue siendo torturado. Por la misma sociedad, la gente de Bella Vista lo señala y dice “Este fue un guerrillero”. Casi nunca lo quiere hacer, pro este año volvió a hablar cuando se presento ante el juez Oliva reconociendo LA POLACA. Conclusión: La ciudad de Paso de los Libres, se vio irrumpida de su monótona rutina cuando se hizo público lo que ya muchos comentaban en sus casas. En las afuera de la ciudad, en Quinta Sección Palmar, funcionó un centro clandestino de detención donde se supone se encuentran enterrados varios ciudadanos Argentinos, pertenecientes al grupo Montoneros. El Juez Federal Oliva está llevando esta causa con gran eficiencia porque en muy pocos meses de investigación se lograron avances de importancia como el testimonio de varios de los nombrados en el informe escrito por Waer, con la detención de los supuestos torturadores y la participación activa de Los Derechos Humanos que visitaron nuestra ciudad y comprometieron la presencia, cuando lo requiera el juzgado, de los peritos forenses. Además, muchos ciudadanos que antes tenían miedo de hablar se presentaron a declarar dando mayor luz a la causa. Es importante poder detectar todos estos centros para poder escribir la historia de todos esos desaparecidos que continúa buscando la sociedad argentina y para que todos tomemos conciencia que nuca más podemos permitir que nuestro país sea víctima del terrorismo de estado y de la complicidad de los ciudadanos civiles. Bibliografía: - Documentos de la Resistencia Peronista 1955-1970, compilación de Baschetti. Ed. de la campana. Bs. As 1994. - Informe de la CONADEP. Nunca Más. - Calveiro Pilar. Poder y Desaparición. Los campos de concentración Argentina. Ed. Colihue.1995 - Calveiro Pilar. Política y o violencia. Una aproximación a la guerrilla de los años 70. Bs. As. Editorial Norma. 2005. - Grimson, Alejandro. La nación en sus límites. Gedisa . Agosto 2003. Barcelona. Entrevistas:- periodista Villanueva Ignacio(video) - vecina del lugar: Nèlida Ramona Sallefranque - vecina del lugar señora Ledesma Antonia. -vecina del lugar Señora Rosa de Fernandez Manuscrito (copia) de Carlos Fidel Waer. PAGINA 12. Jorquera Miguel. Jueves 13 de Octubre de 2005. Por los secuestros de La Polaca. SEMANARIO LOCAL: HORIZONTE: -9 de abril 2005. avanza la investigación periodística Caso La polaca. -16 de Abril 2005. Carlos Waer detenido. -30 de abril 2005. El caso La Polaca en el Congreso de La Nación. -14 de mayo 2005. Causa La Polaca: El juez trabaja con mayor celeridad. -8 de Abril 2006. Dos detenidos tras prestar declaración. -20 de mayo 2006. Causa La Polaca: el estado nacional será querellante.

by TemplatesForYou-TFY
SoSuechtig