9 DE MARZO - DIA DEL TAMBOR DE TACUARI

BICENTENARIO DE LA MUERTE
DE ANTONIO RIOS
EL TAMBORCITO DE TACUARI
Era un 9 de Marzo 1811 y la valiente acción de Antonio Ríos, “El Tambor de Tacuarí”, posibilitó defender las posiciones del ejército del General Belgrano.
Fuerzas de las Provincias Unidas del Río de la Plata, la que sería la República Argentina, comandadas por el General Belgrano, se enfrentan en los aledaños del río Tacuarí, hoy República de Paraguay, a las fuerzas realistas dirigidas por el General Manuel Cabañas.
Con muchos menos efectivos, Belgrano contiene a las tropas hispano paraguayas, pero se ve obligado a salir en auxilio de uno de sus batallones. Para cubrirse, quedan defensores de la posición contra el río a cargo del Mayor Celestino Vidal.
Éste encarga al tambor del ejército rioplatense a animar e indicar con sus sones a los soldados los actos y posiciones a tomar. Este adolescente se llamaba Antonio Ríos y era correntino.
Fue de mucha ayuda para sus compañeros hasta que cayó muerto por balas del fuego enemigo. Desde ese momento se transformó en una leyenda siempre recordada, la del
“Tambor de Tacuarí”.
Pedrito Ríos, niño de apenas 12 años nacido en 1798 en Yaguareté-Corá, pueblito correntino que hoy se llama Concepción, redoblando con los palillos el parche de su tambor, alentaba a los soldados de la Junta de Buenos Aires hasta que dos balas de fusil pusieron fin a su vida. El tambor de Tacuarí no fue una leyenda sino una realidad.
Según algunos relatos, el niño correntino Pedro Ríos de doce años solicitó en 1810 incorporarse como tambor a las tropas de Belgrano en su expedición al Paraguay y cayó herido de muerte mientras tocaba el redoble durante los combates . Se lo conoce como “el tambor de Tacuarí”.
El 09 de marzo de 1811, el General Belgrano se bate en Tacuarí (Paraguay) con un fuerte Ejército Realista y después de siete horas de lucha, cede ante el número y el armamento abrumadores. En éste combate, el lazarillo del comandante Vidal, un niño de 12 años afanosamente batió el parche de su tambor transmitiendo las órdenes a los 825 bravos que luchaban denodadamente contra el enemigo tres veces superiores en número.
.
La Ley Nº 5988, que establece el año 2011 como el Año del Tambor de Tacuarí y el 9 de marzo como Día del Niño Correntino.
LA REIVINDICACION PROVINCIAL DE Pedro Ríos, de 12 años, el Tambor de Tacuarí, símbolo del heroísmo de la niñez en las gestas de la Patria.

La batalla fue un combate ocurrido en el sur del Paraguay el 9 de Marzo de 1811, entre fuerzas revolucionarias, al mando de Manuel Belgrano, miembro de la Primera Junta argentina de Gobierno, y las tropas paraguayas del coronel Manuel Atanasio Cabañas, en esa época al servicio de los realistas.

Al estallar la Revolución de Mayo en Buenos Aires, capital del Virreinato del Río de la Plata, la llamada Primera Junta de Gobierno invitó a las demás ciudades y provincias del mismo a unirse a la Revolución. Pero todo gesto en el sentido de conservar los gobiernos anteriores a la Revolución fue interpretado como hostil; en consecuencia, se ordenaron dos campañas militares a aplastar la resistencia, uno al Alto Perú y otro al Paraguay, cuyo gobernador español, Bernardo de Velasco, se había negado a reconocer a la Junta y había recibido el apoyo del Cabildo de Asunción.

Al mando de la campaña al Paraguay fue puesto Manuel Belgrano, miembro de la Junta que llevaba apenas 700 hombres, la mitad de ellos sin experiencia militar. No obstante, la prudente estrategia de Velasco lo llevó hasta Paraguarí, cerca de Asunción, donde logró derrotarlo con relativa facilidad.

Obligado a retroceder, Belgrano se dirigió hasta el río Tebicuary, donde se le unieron 400 hombres de las milicias guaraníes de Yapeyú y algunas compañías del Regimiento de Caballería de la Patria (ex Blandengues). Según anota en sus Memorias, los paraguayos no lo persiguieron, y así pudo continuar su retirada hasta el poblado de Santa Rosa. Allí recibió noticias de que se agravaba la situación en la Banda Oriental, por lo cual la Junta le ordenaba concluir pronto la campaña de Paraguay para atender al nuevo teatro de operaciones. A su vez, Belgrano pidió refuerzos y decidió detener la retirada en el río Tacuarí y resistir allí. Confiaba en poder mantener esa posición, siempre que Buenos Aires le mandara los refuerzos pedidos.

Aunque no hubo un éxito militar considerable, Belgrano logro que en el Paraguay se comenzara a considerar seriamente la Independencia, algo que había sido rechazado por diversas razones. En efecto, poco después, el 14 de mayo, los propios paraguayos declararon su independencia de hecho y se dio su primer gobierno. Entre sus impulsores se encontraban varios de los vencedores en Tacuarí, especialmente Fulgencio Yegros. No obstante, la campaña de Belgrano no logró que el Paraguay se incorporara a las Provincias Unidas del Río de la Plata, en que se agruparon las ex provincias del Virreinato del Río de la Plata.

Por su fracaso militar en el Paraguay la Junta de Buenos Aires le inició a Belgrano una causa el 6 de junio de 1811, aunque no había un cargo concreto hacia él, sino una petición del pueblo para que se hiciesen los cargos a que hubiese lugar. Sin embargo, no solo nadie presentó cargos en su contra, sino que los oficiales que habían actuado en la campaña al Paraguay manifestaron en un documento no tener quejas y defendieron su sacrificio patriótico y heroico valor así como su conducta intachable.

Finalmente el gobierno resolvió el 9 de agosto de 1811 absolverlo y emitir el veredicto en la Gazeta de Buenos Ayres: “...se declara que el general don Manuel Belgrano se ha conducido en el mando de aquel ejército con un valor, celo y consistencia digno del reconocimiento de la patria...”

by TemplatesForYou-TFY
SoSuechtig